lunes, 5 de agosto de 2013

EL PUZLE DE CARGAR EL VEHÍCULO

Colocar el maletero a la hora de preparar un viaje es, en muchas ocasiones, como si se tratara de completar un puzle al que le sobran varias piezas. Lo primero que debemos tener en cuenta es que un exceso de peso incrementa el consumo y varía el centro de gravedad, aumentando las posibilidades de sufrir un accidente.
  • No es recomendable colocar ningún objeto dentro del habitáculo. Además de incomodar a los ocupantes será peligroso en caso de frenazo o accidente.
  • No se debe colocar objetos en la bandeja trasera. No sólo quitan visibilidad al conductor, si no también saldrán despedidos como auténticos proyectiles en caso de frenazo brusco o colisión. El peso de cualquier objeto que no esté bien sujeto se multiplica en función de la velocidad a la que se conduce. Por ejemplo, un paraguas de apenas 400 gramos, depositado en la bandeja trasera del vehículo, puede golpear al conductor con una fuerza de más 22 kg en caso de un choque frontal contra un poste a 60 km/h.
  • El equipaje debe de ir siempre en el maletero. Primero hay que colocar las maletas más pesadas y en la parte superior hay que dejar las bolsas que podamos necesitar durante el viaje como el bolso, la nevera con la comida, ropa, herramientas…
  • Toda la carga tiene que ir bien ordenada y en la medida de lo posible, rodeada con una red protectora anclada al suelo del maletero con el fin de que no dificulte los movimientos y la visibilidad del conductor. Si el equipaje va bien sujeto se evitará su desplazamiento y no se comprometerá la estabilidad al cambiar el centro de gravedad del vehículo, que debe mantenerse lo más bajo posible.
  • Nunca sobrepases la carga máxima del vehículo y no olvide que los límites autorizados incluyen el peso de los pasajeros.
  • En caso de que el maletero no sea suficiente para guardar todas las maletas, se puede recurrir a un portaequipajes de techo, un accesorio que no es apto para cargas muy pesadas y que viene muy bien para llevar objetos ligeros de gran volumen como tablas de surf, bicicletas y sillas infantiles, entre otros.
  • Cuando se viaja con plena carga hay que revisar la presión de inflado de los neumáticos y aumentarla. También hay que extremar la precaución a la hora de realizar adelantamientos, giros y frenadas. Se estima que circular de forma constante con una presión un 20 por ciento por debajo de la correcta puede costarle 10.000 kilómetros de vida al neumático. 
  • Si viaja con las plazas traseras libres, abroche los cinturones de seguridad de las mismas. Evitará que, en caso de colisión, los respaldos traseros cedan y las maletas lesionen a los ocupantes.