jueves, 17 de octubre de 2013

EL REPOSACABEZAS NO ES UN ELEMENTO DE CONFORT

El reposacabezas no es un elemento de confort sino de seguridad pasiva del vehículo.
El reposacabezas es un sistema que nace a mediados de los años 50 como un elemento de lujo. Posteriormente, con el paso del tiempo, la investigación de accidentes empezó a descubrir que era un importante elemento de seguridad. De ahí que en el año 1969 fuese obligatorio el reposacabezas en todos los turismos matriculados en los EE.UU y veinte años después, dicho sistema de seguridad, empieza a homologarse en España.
Existen en el mercado automovilístico dos tipos diferentes de reposacabezas
  • Por un lado, están los fijos o integrados a la estructura del asiento que suelen ser bastante eficaces si el propio conductor lo ajusta a su posición en el asiento siendo éstos los primeros en fabricarse. 
  • Por otro, ya más modernos y actuales, los ajustables o activos por efecto de la colisión.
El reposacabezas permite dirigir la energía del choque a la estructura del asiento, aliviando la tensión de la cabeza y el cuello, y reduciendo el riesgo de lesiones en la columna vertebral (latigazo cervical o síndrome de whiplash). Es un elemento especialmente efectivo en caso de alcances a baja velocidad (choque trasero) y en el rebote de colisiones frontales.
COMO DEBE COLOCARSE EL REPOSACABEZAS.
Dos son los parámetros que determinan el ajuste de un reposacabezas, su altura y su separación respecto a la cabeza del ocupante. Idealmente el centro del reposacabezas debe quedar a la altura del centro de gravedad de la cabeza, lo que se consigue aproximadamente cuando el borde superior del reposacabezas queda a la misma altura que la parte alta de la cabeza. 
También es importante, para evitar que el cuello se doble como una S, que el reposacabezas esté lo más cerca posible de la cabeza, sin que interfiera con los movimientos normales del conductor, lo que se consigue dejando unos 4 cm. de distancia entre la cabeza y el reposacabezas.
En ningún caso debe quedar el reposacabezas por debajo de la línea de los ojos, o lo que es lo mismo, a más de 10 cm aproximadamente desde el borde superior de la cabeza. También debe evitarse que la separación horizontal con la cabeza sea mayor de 10 cm, pues se ha comprobado que distancias mayores se asocian con efectos desfavorables para el cuello. La inclinación del respaldo del asiento puede influir sobre esta distancia de separación horizontal.
RESUMIENDO.
1. Ajustar la altura del reposacabezas: debe situarse en línea con la parte superior de la cabeza.
2. Ajustar el asiento de modo que la distancia entre la cabeza y el reposacabezas sea mínima (unos 4 centímetros como máximo).
3. Mantener una posición vertical: no debe inclinarse la cabeza hacia atrás para alcanzar el respaldo. Cuanto más vertical se sitúe el cuerpo, más protección tendrá en caso de colisión.
4. No deben retirarse nunca los reposacabezas del vehículo, son un elemento de seguridad fundamental.
Numerosos vehículos nuevos equipan ya un sistema de reposacabezas activo, que en caso de choque mueve el reposacabezas hacia adelante, acompañando el movimiento de la cabeza y reduciendo el riesgo de lesión. Se trata de un sistema mecánico, formado por unas palancas ubicadas en el interior del asiento, que se activa cuando el pasajero presiona sobre el respaldo más allá de cierto límite.