martes, 17 de diciembre de 2013

LLEGA LA NAVIDAD


Las vacaciones navideñas son un periodo en que se realizan numerosos desplazamientos en coche y la circulación aumenta. Los accidentes de tráfico se incrementan durante la época de Navidad, así como el día de Año Nuevo; y muchos de estos siniestros podrían evitarse con tan solo tomar ciertas medidas. Está en las manos de todos los usuarios de la vía, ya sea como peatón, conductor o pasajero, contribuir a la evitación de los mismos.
La Navidad es una época de comidas copiosas, con largas sobremesas y donde el vino, el cava o champán y demás bebidas alcohólicas están presentes. Beber con moderación es muy importante, pero no conducir habiendo bebido todavía lo es más.
No porque la distancia a recorrer sea poca podemos tomarnos el hecho de conducir a la ligera. En muchas ocasiones, el conductor se confía demasiado y se producen accidentes de tráfico que se podrían haber evitado. Será fundamental poner mayor cuidado en los trayectos cortos y nocturnos. 
Otro hecho que deberás tener muy presente para evitar así accidentes de tráfico en Navidad y Año Nuevo serán las inclemencias meteorológicas y sus efectos adversos. Es por esto que deberás consultar el parte meteorológico, así como extremar la precaución y tomar las medidas de seguridad necesarias. 
Según la zona donde vivas, puedes encontrarte con importantes lluvias o, peor todavía, con una inesperada nevada.
Desde la Escuela de Educación Vial de la Policía Local de San Sebastián de los Reyes a- provechamos para desearos Feliz Navidad y nos vemos (leemos) el año que viene.

viernes, 13 de diciembre de 2013

CONSEJOS PARA USAR LA BICICLETA

Circular en BICI por la CIUDAD no es peligroso, siempre y cuando se haga de forma prudente y atendiendo las NORMAS BÁSICAS. El tráfico sigue unas pautas predecibles y el comportamiento de los conductores motorizados en su inmensa mayoría es mejor de lo esperado, ya que existe un miedo por su parte a dañar al ciclista.
CIRCULA POR EL CENTRO DE TU CARRIL, y hazte respetar. Una bicicleta arrimada al borde de la carretera despierta la tentación de adelantar en los coches, aunque no se pueda mantener una distancia prudencial durante el adelantamiento. Y un coche aparcado puede abrir sus puertas sin mirar y derribar al ciclista.
CIRCULA POR EL CARRIL DERECHO. Los coches no esperan encontrar un usuario lento en el carril izquierdo (el rápido), y dado que adelantar por la derecha es poco común, se desconciertan. No obstante, si tienes que girar a la izquierda es mejor situarse en este carril con antelación. Si el carril derecho está ocupado, circula por el inmediato a tu izquierda.
CONDUCE EN LINEA RECTA Y SE PREDECIBLE, Indicando las maniobras que vas a realizar con los brazos. Es más importante de lo que pueda parecer. Si no conoces como hacerlo, pide que te lo enseñen.
EN CARRETERA DEBES CIRCULAR POR EL ARCÉN SI ESTE ESTA LIMPIO.
CIRCULA A LA VELOCIDAD ADECUADA. Adáptate a la velocidad de la calle por donde circules y, a ser posible, elige calles tranquilas. Cuando circules por zonas de prioridad peatonal hazlo a una velocidad similar a la de los viandantes, teniendo siempre en cuenta la prioridad del peatón. Si hay mucha densidad peatonal, desciende de tu bicicleta y anda con ella al lado.
BUSCA UNA RUTA SEGURA. Merece la pena seguir un buen itinerario por calles apacibles o por carriles-bici, con la ayuda de un plano. Frecuentemente, los cascos antiguos o los barrios tranquilos ofrecen buenas posibilidades.
HAZTE VISIBLE POR LA NOCHE. Utiliza luz delantera blanca y trasera roja, además de reflectantes. El sistema de alumbrado conviene que sea a pilas o de dinamos con acumulador, para que la luz no se apague cuando te detienes.
UTILIZA EL CASCO si te hace sentirte más seguro. Pero recuerda que el uso del casco NO evita los accidentes. Una verdadera seguridad se basa en la utilización de medidas de protección activa: moderación de la velocidad, atención al conducir, prevenir los movimientos propios y de los demás, señalizar las maniobras, conducción defensiva...
PON UN RETROVISOR Y UN TIMBRE, son elementos con los que aumentarás tu seguridad. Utiliza un timbre, los peatones no nos oyen y se suelen cruzar a menudo.
NO CIRCULES CON AURICULARES, pues te impiden controlar adecuadamente el tráfico que se encuentra a tu alrededor.
NO UTILICES EL MÓVIL.
CON LLUVIA EXTREMA LAS PRECAUCIONES. Lo fácil se vuelve difícil y arriesgado.
ATA LA BICI con un buen candado. Recomendamos candados en forma de U.
ASEGÚRATE. Un seguro de Responsabilidad Civil cubre los posibles daños que pudieras ocasionar a terceros.
ACATA LAS NORMAS DE CIRCULACIÓN. La bicicleta es un vehículo.
MANTÉN TU BICICLETA EN BUEN ESTADO: frenos, cambios, dirección, ruedas y luces. Aporta mayor seguridad.

martes, 10 de diciembre de 2013

ARREGLAR UN PINCHAZO

pinchazo
Las herramientas que necesitamos son las siguientes:
  • Parches 
  • Pegamento 
  • Una lija 
  • Algo para hacer palanca y así retirar la cubierta 
Lo primero es quitar la cubierta ayudándonos de los desmontables, primero quitamos un lado y después el otro. Hasta aquí nada complicado, luego viene buscar dónde está el pinchazo, para ello hinchamos un poco la cámara y nos ponemos a inspeccionar.
Una vez localizado el pinchazo lijamos los alrededores para que el parche pegue bien con el pegamento. Presionamos, dejamos secar y ahora viene la parte que considero más importante, volver a meter la cámara sin volver a pincharla. Para esto metemos primero un lado, hinchamos un poco la cámara y la introducimos entre la cubierta y la rueda.
Un error típico es meter la cubierta con la cámara ya dentro, es aquí donde podemos pellizcar la cámara y volver al problema de antes. Después de meter la cámara vamos poco a poco introduciendo el lado libre, un truco utilizar jabón, para el tramo final, que suele ser el que más cuesta y con el que podemos caer en otro error, usar los desmontables para hecer fuerza. Con el jabón la cubierta entra más fácilmente y sin peligro de otro pinchazo.

jueves, 5 de diciembre de 2013

EDUCACIÓN VIAL VERSUS SEGURIDAD VIAL

Ciudad
Hace unos post, hablábamos del triangulo de la seguridad vial, en el que la persona, el vehículo y la vía, eran sus componentes, ahora llega el momento de aclarar dos conceptos que a veces se confunden, Educación Vial y Seguridad Vial.
Así definimos a la Educación Vial como toda acción educativa que favorece el desarrollo de COMPETENCIAS (conocimientos, habilidades, hábitos de comportamientos, valores y actitudes positivas) frente al tráfico con el fin de mejorar la seguridad vial.
La Seguridad Vial consiste en todas las actuaciones que  previenen los ACCIDENTES de tráfico o minimizan sus efectos, actuando sobre la persona a través de la Educación Vial y sobre la vía y el vehículo, en estos casos se refiere a las tecnologías empleadas, para mejorar vías y vehículos.
Las normas reguladoras de tráfico y la responsabilidad de los usuarios de la vía pública componen otra pieza en la Seguridad Vial. Sin una organización por parte de las Administraciones y sin la moderación de las conductas humanas (particulares o colectivas) no es posible lograr un óptimo resultado.
Por lo tanto y aclarando conceptos, la Educación Vial, actúa sobre las personas y la Seguridad Vial sobre la vía y el vehículo.
Ambas tiene como objetivo común reducir así el número de accidentes y sus secuelas. 
La Educación Vial se sostiene en valorizar la vida del prójimo y la de cada uno como algo fundamental, como una correcta forma de convivencia, no basada en el temor a las sanciones disciplinarias.
La Educación Vial es un proceso de desarrollo de valores y comportamientos seguros y responsables en el uso de la vía pública, ya sea como peatones, viajeros o conductores y donde realmente se comienzan a aprender es en el entorno familiar. Por lo tanto, de igual modo que enseñamos al niño a vestirse o asearse, se ha de procurar fomentar actitudes de conciencia ciudadana y desarrollar en el niño/a hábitos encaminados a garantizar su Seguridad Vial.

martes, 3 de diciembre de 2013

LAS ROTONDAS NO SON OBSTÁCULOS

Rotonda
Las glorietas (rotondas) no son obstáculos sino intersecciones y por tanto, deben ser abordadas con precaución y moderando la velocidad. Hay que recordar que los conductores que ya circulan dentro tienen prioridad y los de fuera deben cederles el paso. Al entrar, hay que mirar a la izquierda para evitar posibles entradas de ‘kamikazes’ a grandes velocidades.

Una vez dentro, hay que observar con frecuencia el retrovisor izquierdo y cuidarse de las colisiones por los temidos ‘hachazos’ de algunos que salen desde el interior cortando trayectorias. Alerta para intuir cambios de carril sin previo aviso. 
Circular seguro en glorietas es fácil si aplicamos solo dos principios básicos: 
  • para salir de una glorieta hay que colocarse con antelación en el carril derecho, y si no has podido situarte correctamente, da otra vuelta; 
  • y en segundo lugar, indica tus intenciones al resto de conductores con los intermitentes, tanto para abandonar la rotonda como para cambiar de carril.