jueves, 5 de diciembre de 2013

EDUCACIÓN VIAL VERSUS SEGURIDAD VIAL

Ciudad
Hace unos post, hablábamos del triangulo de la seguridad vial, en el que la persona, el vehículo y la vía, eran sus componentes, ahora llega el momento de aclarar dos conceptos que a veces se confunden, Educación Vial y Seguridad Vial.
Así definimos a la Educación Vial como toda acción educativa que favorece el desarrollo de COMPETENCIAS (conocimientos, habilidades, hábitos de comportamientos, valores y actitudes positivas) frente al tráfico con el fin de mejorar la seguridad vial.
La Seguridad Vial consiste en todas las actuaciones que  previenen los ACCIDENTES de tráfico o minimizan sus efectos, actuando sobre la persona a través de la Educación Vial y sobre la vía y el vehículo, en estos casos se refiere a las tecnologías empleadas, para mejorar vías y vehículos.
Las normas reguladoras de tráfico y la responsabilidad de los usuarios de la vía pública componen otra pieza en la Seguridad Vial. Sin una organización por parte de las Administraciones y sin la moderación de las conductas humanas (particulares o colectivas) no es posible lograr un óptimo resultado.
Por lo tanto y aclarando conceptos, la Educación Vial, actúa sobre las personas y la Seguridad Vial sobre la vía y el vehículo.
Ambas tiene como objetivo común reducir así el número de accidentes y sus secuelas. 
La Educación Vial se sostiene en valorizar la vida del prójimo y la de cada uno como algo fundamental, como una correcta forma de convivencia, no basada en el temor a las sanciones disciplinarias.
La Educación Vial es un proceso de desarrollo de valores y comportamientos seguros y responsables en el uso de la vía pública, ya sea como peatones, viajeros o conductores y donde realmente se comienzan a aprender es en el entorno familiar. Por lo tanto, de igual modo que enseñamos al niño a vestirse o asearse, se ha de procurar fomentar actitudes de conciencia ciudadana y desarrollar en el niño/a hábitos encaminados a garantizar su Seguridad Vial.