martes, 29 de abril de 2014

NO AL TEXTING

Texting
Si consideramos como conducta peligrosa el hecho de atender una llamada de nuestro teléfono móvil y mantener una conversación; con más razón, escribir un texto o enviar un mensaje a través de nuestro móvil, también supone un momento de peligro por el tiempo que se emplea en tales menesteres, con el resultado de una merma en la debida atención que se requiere al volante. Por tanto, comportamientos que hacen distraernos son motivos que restan tiempo a nuestra posibilidad de enfrentarnos ante una maniobra que requiera afrontar con éxito una situación de riesgo.
Entre las obligaciones del conductor, contempladas en el Reglamento General de Circulación, está la de mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. Además, se considera incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción el uso por el conductor con el vehículo en movimiento de dispositivos tales como pantallas con acceso a internet, monitores de televisión y reproductores de vídeo oDVD, salvo el dispositivo GPS y el uso de monitores que estén a la vista del conductor y cuya utilización sea necesaria para la visión, por ejemplo, de acceso o bajada de peatones en autobuses o para la visión en vehículos con cámara de maniobras traseras.
Por otro lado, dicho reglamento considera como infracción grave, detracción de tres puntos y la sanción con 200 euros, la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, salvo cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos, ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares, como por ejemplo, el dispositivo de manos libres que aunque permite la maniobrabilidad a los mandos del vehículo puede afectar a la atención que requiere el conductor debido al efecto sorpresa que puede provocar el sonido del teléfono.
Por tanto, si vamos a utilizar el coche, lo mejor: apagar el teléfono para evitar su uso. Y si tenemos que hacer una llamada durante el trayecto, pues buscamos un lugar seguro donde detener el vehículo para no crear molestias al resto de conductores. En el caso de utilizar un dispositivo de manos libres es mejor indicar al interlocutor que estamos conduciendo y así evitar una conversación prolongada. Seguro que lo entenderá.