martes, 21 de octubre de 2014

HAY QUE TOMAR EJEMPLO*

Fomentar el uso de la bicicleta se ha convertido en Francia, y más específicamente en París, en una prioridad. La capital prevé reservar cada vez más espacios para aparcar el vehículo de dos ruedas y las empresas —y los trabajadores— van a obtener ventajas si promocionan su uso. El transporte, responsable del 27% de la emisión de gases de efecto invernadero, va a ser mucho más limpio dentro de unos años en Francia gracias a la Ley de Transición Energética que ha lanzado la ministra de la Ecología Ségolène Royal.

Facilitar a las empresas que abonen dinero a sus empleados por utilizar la bicicleta para acudir al trabajo, a razón de 25 céntimos el kilómetro, aproximadamente, si bien aún no se ha fijado el precio. A cambio, esas empresas verán reducidas sus cotizaciones sociales. Las compañías de más de cien empleados tendrán que presentar un plan que promueva el transporte público, el coche compartido o la bicicleta.