jueves, 27 de noviembre de 2014

LOS PEATONES TENEMOS DERECHO A...

... a una convivencia entre conductores y peatones fundamentada en el respeto.
... a que nos eduquen e informen sobre los conocimientos necesarios para circular como peatones de forma segura.
... a disfrutar del espacio público en condiciones de seguridad adecuadas a la salud física y psicológica.
... a una señalización eficaz, clara y legible diseñada teniendo en cuenta también al peatón, y no sólo al vehículo. 
... a que los conductores respeten siempre nuestra prioridad en los pasos de peatones. 
... a que la ciudad constituya un lugar que favorezca el desarrollo personal y la plena integración de niños, mayores y minusválidos. 
... a diseños y sistemas de señalización concebidos también para quienes sufran cualquier tipo de minusvalía. 
... a disfrutar de zonas peatonales que se ubiquen coherentemente en la organización general de la ciudad. 
... a que se habiliten alternativas de paso seguras y debidamente señalizadas para el caso de que obras u otras acciones imposibiliten el paso por la carretera. 
... a disfrutar de una buena red de servicios de transporte público.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

LOS PEATONES NOS COMPROMETEMOS A...

... a promover y practicar una convivencia basada en el respeto hacia los demás. 
... a fomentar, sobre todo entre los más pequeños, comportamientos y actitudes responsables en relación con el tráfico. 
... a cumplir correctamente como peatones las normas de circulación. 
... a respetar y cuidar los sitios públicos. 
... a circular por las aceras. 
... a cruzar siempre por los pasos de peatones o, en su defecto por los lugares más seguros para ellos. 
... a cruzar correctamente, mirando antes y esperando a que se detengan totalmente los vehículos. 
... a realizar un uso correcto de la señalización y a disponer con cautela de la preferencia. 
... a ayudar a los niños, ancianos y minusválidos tratando de compensar su situación de vulnerabilidad y facilitar su integración. 
... a utilizar el transporte público.

jueves, 20 de noviembre de 2014

VERDADES SOBRE LOS ACCIDENTES DE TRAFICO


En un accidente de trafico intervienen, por regla general, múltiples factores que se clasifican en factores relacionados con el vehículo, con el entorno, con aspectos socioeconómicos y factor humano.
El factor humano está presente en el 90% de los accidentes. Atendiendo a la edad y al sexo se comprueba que jóvenes y mayores así como varones son los que mayor riesgo presentan de padecer un accidente de tráfico. ¿Por qué es importante la edad? La gente joven, entre otros motivos, asume más riesgos, es reticente al uso del cinturón de seguridad y el casco, conduce bajo los efectos del alcohol u otras drogas, con exceso de velocidad, y con frecuencia va acompañada de ocupantes también jóvenes (lo que contribuye a que se adopten conductas más arriesgadas), etc. Las personas mayores tienen mayor riesgo por las alteraciones derivadas del proceso normal de envejecimiento, la suma de patologías, así como la existencia de un entorno vial adverso. 
El consumo de bebidas alcohólicas es, sin duda, el factor humano con mayor importancia en los accidentes de tráfico, ya que no sólo aumenta el riesgo de padecer uno, sino que se asocia a los accidentes más graves y a un peor pronóstico de las lesiones (por su importancia, el tema del alcohol se trata ampliamente en otra unidad). 

“El accidente no es accidental” (Organización Mundial de la Salud 1961). Muchos de los factores de riesgo se pueden eliminar. Cuando se realiza la investigación de los accidentes y se identifican los factores que han contribuido a su producción, se puede concluir que con la eliminación de uno o más de dichos factores el accidente podría haberse evitado.
Como conclusion podemos decir:

  • Las consecuencias del accidente de tráfico comienzan después del accidente. 
  • No sólo la víctima sufre las consecuencias, sino toda su familia y seres queridos. 
  • La mayoría de los accidentes de tráfico podrían evitarse, o cuando menos, reducir la gravedad de las lesiones derivadas de los mismos.

martes, 18 de noviembre de 2014

LA MOVILIDAD CICLISTA ENTRE EDUCACIÓN Y PREVENCIÓN VIAL

La bicicleta en España, como ya ocurrió en otros países, se está convirtiendo en uno de los medios de transporte preferidos en muchas ciudades. Es cuestión de darse una vuelta por cualquier centro urbano para darse cuenta de que la bicicleta forma parte de nuestro entorno vial. No cabe duda de que es mejor, moverse en bici por el centro para evitar atascos.
En parte, se debe a que su uso por ciudad tiene sus privilegios como, por ejemplo, un carril bici para poder circular y hasta su propia regulación para ciclos. Tampoco, pasamos por alto lo que hay regulado sobre la circulación de las bicicletas en Europa para profundizar más, si cabe, sobre dicha normativa.
Estos podrían ser algunos de los motivos por los que muchas personas se interesan por el uso de la bicicleta y para los tiempos que corren, parece que va en aumento. Pienso que se trata de todo un movimiento social que apuesta por la movilidad sostenible, que incluye, por supuesto, a la bicicleta y que el panorama actual de los pedales sigue apostando fuerte. Además, con nuevas propuestas… 
La bicicleta, vehículo de aprendizaje
La bicicleta será el vehículo de aprendizaje para que los ciudadanos asimilen el cambio de costumbres saludables y desde la infancia
Esta ha sido una de las propuestas solicitada por la Mesa Nacional de la Bicicleta al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y que cuenta con el apoyo de la mayoría de las asociaciones que conforman el colectivo de ciclistas en España. Entre ellas, la Coordinadora en Defensa de la Bici, la Red de Ciudades por la Bicicleta, la Federación Española de Ciclismo, la Asociación de Ciclistas Profesionales, la Plataforma Empresarial de la Bicicleta y la Asociación de Marcas de Bicicleta de España. Y como objetivo: 
Aunar los intereses de los ciclistas y para que el fomento de la bicicleta sea una realidad que beneficie a sus usuarios así como al resto de ciudadanos 
Una propuesta bastante interesante por dos razones.
  • La primera es la buena acogida que tienen los centros escolares sobre el aprendizaje en el uso de la bicicleta dirigido a alumnos de primaria por resultar bastante práctica
  • Y la segunda, es que si los conocimientos de las normas de circulación se aprenden a edad temprana, dichos conocimientos serán más fáciles de asimilar. Un ciclista bien formado será también un buen conductor. Por lo tanto, incluir el uso de la bicicleta en el currículum escolar, me parece de lo más acertado. 
La preparación de nuestros "peques", sobre las normas y el uso de la bicicleta, es un tema primordial para su futuro como conductores. Hacerles ver que el desplazamiento en bicicleta dentro de la calzada conlleva necesariamente aprender unos conocimientos y luego practicar unas reglas básicas, basadas en la experiencia del que enseña, con objeto de conseguir una conducción más segura. De esta forma, promovemos la sensibilización y prevención vial para evitar desde el principio, con el primer vehículo que sería la bicicleta, los riesgos derivados del entorno vial. 

jueves, 13 de noviembre de 2014

LA BICICLETA Y SU ENTORNO

Bicicleta
Seguimos con los post dedicados al VEHÍCULO que todo el mundo puede conducir, LA BICICLETA, sobre todo su uso en CIUDAD.
Cualquier bicicleta puede ser apta para su uso por ciudad, aunque las de carácter más deportivo pueden resultar más incomodas. Con la popularización de las bicicletas de montaña no es raro verlas circular por ciudad, aunque como su propio nombre indica se diseñaron para otro entorno. Las bicicletas más comunes en el área urbana son la bicicleta de paseo, que mantiene una posición erguida, la bicicleta híbrida (híbrida entre montaña y carretera, un poco todo terreno), las bicicletas plegables que permiten combinar más fácilmente la bici y el transporte público a la vez que reduce el problema de guardar la bici en un piso pequeño y la bicicleta de piñón fijo, inicialmente destinada a las pistas de los velódromos, pero muy frecuente entre los bici-mensajeros de Nueva York, aunque en este caso, con un freno delantero.
Desde hace unos años se están estableciendo estrategias que intentan ayudar a sentirnos más cómodos y seguros al utilizar la bicicleta en la ciudad. Algunas de estas medidas son:
Ingeniería: 
  • Ciclo-vía, vías para uso "exclusivo" de bicicletas, puede estar separadas o integradas en el tráfico, y suelen ir por la calzada, aunque a veces discurren por la acera. 
  • Calmar el tráfico urbano. Disminución del tráfico y la velocidad de los vehículos motorizados y reducción del espacio dedicado a los mismos. 
  • Estacionamiento de bicicletas de calidad en cantidad suficiente. 
  • Estructuras para mejorar los adelantamientos, como carriles exteriores amplios, para reducir fricciones entre ciclistas y automovilistas. 
  • Autorización de transportar bicicletas en los medios de transporte público, como el autobús o el metro. Actualmente, en España, está prohibido llevar bicicletas en los trenes de largo recorrido, incluso si la bicicleta está completamente desmontada y dentro de una funda que cumpla con las dimensiones y pesos reglamentarios. 
  • Taquillas o garajes para el aparcamiento de larga duración de las bicicletas en estaciones de tren, aeropuertos, edificios públicos y otros focos de atracción. 
Educación: 
  • Aumentar la educación de todos los usuarios (incluidos los niños, mediante actividades especiales) sobre las normas del tráfico. 
  • Mejorar el conocimiento del público sobre las conductas adecuadas para el uso compartido de la calzada. 
  • Concienciar a los empresarios sobre los beneficios de promover y facilitar el uso de la bicicleta entre sus empleados. 
Aplicación de la ley: 
  • Aplicación equitativa de las normas del tráfico cuando los ciclistas se encuentran afectados. 
  • Fomento del respeto a los ciclistas como usuarios de pleno derecho de la vía pública 
  • Fortalecimiento de las medidas contra el robo, tanto legales como preventivas (hay ciudades que cuentan con sistemas de marcaje de bicicletas que facilitan la identificación en caso de recuperarse tras el robo). 
Fomento del uso de la bicicleta:
  • Sistemas de bicicletas públicas. 
  • Campañas de publicidad y promoción.

martes, 11 de noviembre de 2014

PATINES, MONOPATINES Y PATINETES: OTRA FORMAS DE SER PEATON

Patines
No hay nada más natural y sano que pasear por las calles de nuestra ciudad. Por eso, son cada vez más los que deciden moverse por la ciudad a paso de peatón. Deciden ser juguetes de tracción humana, por ejemplo patines, patinetes o monopatines, estos últimos tienen hasta una cultura, la cultura de los skate.
En esta entrada hablaremos del usuario de patines, pero sin pasar por alto el hacer mención a ciclistas y resto de viandantes porque además de compartir el mismo espacio también tienen que cumplir unas normas de tráfico. Son las normas urbanas las que definen en muchas casos la participación de unos y otros. De ahí, que las señales y normas viales tenemos que cumplirlas entre todos si queremos hacer una circulación más segura y fluida.
Sabemos como peatones, que existen carriles reservados para las bicicletas, pero…¿y para los usuarios de patines como medio de desplazamiento urbano?
En las calles es posible la convivencia entre la circulación de jóvenes patinadores, ciclistas y resto de usuarios de la vía pública. No obstante, en las zonas o calles peatonales y cuando la intensidad de estos sea relevante o densa, los usuarios de bicicletas y de patines deberán comportarse como peatones. 
Aprovechemos nuestras calles para caminar. Hoy contamos con las zonas 30, con su delimitación entre el espacio de la acera y la calzada, ubicadas en las proximidades de grandes urbanizaciones y colegios. También están las zonas peatonales, formadas por calles de pavimento único, destinadas prioritariamente a los peatones y donde se permite el acceso a residentes, al reparto de mercancías y a los servicios. Aunque también se permite el paso del transporte público y de las bicicletas, si bien no se permite superar en todo caso la velocidad de 20 km/h.
La gestión de la movilidad urbana implica igualdad para todos los usuarios. Igual que los carriles de circulación son utilizados por automóviles, las aceras están destinadas a los peatones. Carril es automóvil como acera es a peatón. El problema es la variedad de automóviles y la variedad aparatos sin motor que utilizamos a diario para desplazarnos como peatones en un mismo espacio. Y es, en ese escenario, donde surge el problema si utilizamos los medios y no sabemos respetar las normas de convivencia. Ya no vale el desconocimiento, puesto que por activa y por pasiva nuestro comportamiento va a depender de los demás.
Conocer y adaptarnos a los nuevos planes de ordenación vial evita situaciones conflictivas. Por eso, hay que poner nuevamente el acento en el cumplimiento de la norma vial, ya que una actuación poco responsable y solidaria por nuestra parte como usuarios, impediría una movilidad compatible con los demás.
Hay que aclarar algunos aspectos legales acerca de patinar en la vía pública y definir a los patinadores como peatones. Por eso, deben circular por la acera y a paso de persona. Sabiendo esto, el hecho de comportarnos como peatones debemos seguir la normativa de los mismos. Existen artículos que claramente indican que el peatón podrá circular por el arcén o calzada, y estos mismos artículos, por analogía, deben ser aplicados a los patinadores.
Articulo 121.4 del Reglamento de Circulación: Los que utilicen monopatines, patines o aparatos similares no podrán circular por la calzada, salvo que se trate de zonas, vías o partes de las mismas que les estén especialmente destinadas y sólo podrán circular a paso de persona por las aceras o por las calles residenciales debidamente señalizadas, sin que en ningún caso se permita que sean arrastrados por otros vehículos.
Hemos de puntualizar que no sólo se considerará peatón a quien transita a pie o utiliza unos patines para moverse por ciudad. También tendrán la consideración de peatones, aquellos que circulan con una silla de ruedas (con y sin motor) o arrastran un ciclo o ciclomotor de dos ruedas, así como los que empujan o arrastran un carro para niños o coche de impedidos.
Por otro lado, la mayoría de desplazamientos por ciudad pocas veces acostumbran a superar distancias superiores a dos o tres kilómetros. Por tanto, para esas distancias, moverse a pie podría ser el medio de transporte más recomendable. Si además queremos hacer ejercicio o deporte, el uso de patines como medio de desplazamiento urbano es un medio saludable, eficiente y limpio. Además, no consume energía y, en consecuencia, tampoco produce emisiones contaminantes. Es un medio de transporte económico, asequible y fácil de utilizarse.
Haz tu ciudad más sostenible, compatibiliza tu espacio de manera segura y respeta a los demás, siempre respetando las normas.

jueves, 6 de noviembre de 2014

SEGURIDAD, FLUIDEZ Y COMODIDAD

Fluidez
El tráfico es el desplazamiento de personas, animales y vehículos por las carreteras, calles y caminos. Los principios que deben seguir todos los usuarios de la vía publica se han establecido para que ese desplazamiento se realice con seguridad, fluidez y comodidad.
LA SEGURIDAD
Es posiblemente el objetivo más importante de la circulación. Para lograrla deben actuar las diferentes Administraciones, construyendo mejores vías, conservando las existentes y consiguiendo que los fabricantes de vehículos los hagan cada vez más seguros. También deben establecer las normas que le sean necesarias e intervenir en todos aquellos aspectos que puedan hacer que la circulación sea lo más segura posible.
Pero todas las medidas que pongan en marcha las administraciones serían inútiles si los conductores no se conciencian de ello, su comportamiento, tiene un protagonismo fundamental en la seguridad. Para lograrlo los conductores deben:
  • Conocer las normas y señales que regulan la circulación, especialmente las que más influyen en la seguridad (Velocidad adecuada, adelantamiento, preferencias, etc.)
  • Conocer la adecuada y correcta utilización del vehículo así como su perfecto mantenimiento y pasar la correspondiente ITV (Inspección Técnica de Vehículos)
  • Adecuar su conducción a las características de la vía por la que circula y a las condiciones climatológicas o ambientales adversas.
LA FLUIDEZ
La Fluidez consiste en que el tráfico, o sea el desplazamiento de personas, animales o mercancías por la vía publica, se realice a una velocidad suficiente. Los conductores deben adoptar una serie de medidas para que el desplazamiento sea rápido pero teniendo en cuenta que la rapidez siempre tiene que estar supeditada a la seguridad.
Para conseguirlo los conductores deben conocer las normas y señales encaminadas a un mejor aprovechamiento de las vías, por ejemplo: como colocarse en la calzada, adoptar una correcta disciplina de carril o circular a una velocidad adecuada a las circunstancias del tráfico y de la vía. Así mismo deben conocer perfectamente las características de su vehículo y adoptar en todo momento una actitud de colaboración y cortesía con los demás usuarios, cediendo el paso a otros vehículos más rápidos, no respondiendo con conductas inadecuadas como por ejemplo, estableciendo competiciones.
En resumen, los conductores deben utilizar la vía pública como un espacio que todos debemos compartir, no molestando a los demás usuarios comprendiendo y siendo tolerante con ellos, y si alguno comete una imprudencia tratar de comprenderle y de disculpar sus errores, no haciendo ninguna maniobra que aumente las consecuencias de la maniobra incorrecta, mañana seguro lo harán con nosotros, porque todos cometemos errores.
LA COMODIDAD
Si los conductores circulan con seguridad y fluidez, en principio, lo están haciendo con comodidad. Cuanto más cómodos sean los vehículos, las vías estén mejor construidas y la formación de los conductores sea más adecuada, más cómoda será la conducción.
No obstante los conductores también pueden hacer que su conducción sea más cómoda. Deben utilizar adecuadamente los mandos del vehículo y reglar correctamente el asiento para que pueda llevar una posición cómoda y que le permita acceder a todos los instrumentos del vehículo con comodidad y seguridad.

martes, 4 de noviembre de 2014

EL LENGUAJE DEL TRAFICO

señales
El tráfico tiene su propio código, sus signos, sus símbolos, su lenguaje, su sintáctica, su semiótica, su señalética y, al igual que el habla es la concreción del lenguaje, nuestro estilo de conducción es el lenguaje del tráfico puesto en práctica, que cada quien resuelve según sus peculiaridades.
El tráfico es uno de los ejemplos más claros y precisos de la utilización de lenguajes no verbales en nuestra sociedad, mezclándose en él distintos tipos de lenguajes: gestual, iconográfico, visual y sonoro, que soportan una información importante a la hora de compartir el uso de las calzadas.
Dentro del lenguaje gestual se encuentran tanto los movimientos con los brazos que realizan los agentes al dirigir la circulación, como los que realizan los conductores de bicicletas y ciclomotores o motocicletas.
En el bloque de señales luminosas y se incluyen los semáforos, los sistemas de alumbrado y señalización óptica de los vehículos. 
En el bloque de las señales acústicas, los sonidos de emergencia, el claxon, las señales sonoras de los agentes.