jueves, 6 de noviembre de 2014

SEGURIDAD, FLUIDEZ Y COMODIDAD

Fluidez
El tráfico es el desplazamiento de personas, animales y vehículos por las carreteras, calles y caminos. Los principios que deben seguir todos los usuarios de la vía publica se han establecido para que ese desplazamiento se realice con seguridad, fluidez y comodidad.
LA SEGURIDAD
Es posiblemente el objetivo más importante de la circulación. Para lograrla deben actuar las diferentes Administraciones, construyendo mejores vías, conservando las existentes y consiguiendo que los fabricantes de vehículos los hagan cada vez más seguros. También deben establecer las normas que le sean necesarias e intervenir en todos aquellos aspectos que puedan hacer que la circulación sea lo más segura posible.
Pero todas las medidas que pongan en marcha las administraciones serían inútiles si los conductores no se conciencian de ello, su comportamiento, tiene un protagonismo fundamental en la seguridad. Para lograrlo los conductores deben:
  • Conocer las normas y señales que regulan la circulación, especialmente las que más influyen en la seguridad (Velocidad adecuada, adelantamiento, preferencias, etc.)
  • Conocer la adecuada y correcta utilización del vehículo así como su perfecto mantenimiento y pasar la correspondiente ITV (Inspección Técnica de Vehículos)
  • Adecuar su conducción a las características de la vía por la que circula y a las condiciones climatológicas o ambientales adversas.
LA FLUIDEZ
La Fluidez consiste en que el tráfico, o sea el desplazamiento de personas, animales o mercancías por la vía publica, se realice a una velocidad suficiente. Los conductores deben adoptar una serie de medidas para que el desplazamiento sea rápido pero teniendo en cuenta que la rapidez siempre tiene que estar supeditada a la seguridad.
Para conseguirlo los conductores deben conocer las normas y señales encaminadas a un mejor aprovechamiento de las vías, por ejemplo: como colocarse en la calzada, adoptar una correcta disciplina de carril o circular a una velocidad adecuada a las circunstancias del tráfico y de la vía. Así mismo deben conocer perfectamente las características de su vehículo y adoptar en todo momento una actitud de colaboración y cortesía con los demás usuarios, cediendo el paso a otros vehículos más rápidos, no respondiendo con conductas inadecuadas como por ejemplo, estableciendo competiciones.
En resumen, los conductores deben utilizar la vía pública como un espacio que todos debemos compartir, no molestando a los demás usuarios comprendiendo y siendo tolerante con ellos, y si alguno comete una imprudencia tratar de comprenderle y de disculpar sus errores, no haciendo ninguna maniobra que aumente las consecuencias de la maniobra incorrecta, mañana seguro lo harán con nosotros, porque todos cometemos errores.
LA COMODIDAD
Si los conductores circulan con seguridad y fluidez, en principio, lo están haciendo con comodidad. Cuanto más cómodos sean los vehículos, las vías estén mejor construidas y la formación de los conductores sea más adecuada, más cómoda será la conducción.
No obstante los conductores también pueden hacer que su conducción sea más cómoda. Deben utilizar adecuadamente los mandos del vehículo y reglar correctamente el asiento para que pueda llevar una posición cómoda y que le permita acceder a todos los instrumentos del vehículo con comodidad y seguridad.