jueves, 4 de diciembre de 2014

LA CONDUCCIÓN SUBCONSCIENTE

La conducción subconsciente es aquella que sucede cuando estamos muy habituados a un trayecto concreto o cuando cogemos el coche diariamente de modo que permite a nuestro cerebro trabajar con un número mínimo de procesos cognitivos. De este modo, podemos llevar a cabo otras actividades que requieran nuestra atención en ese momento. Por explicarlo de otra manera, nuestro órgano pensante tiene dos tipos de atención: la controlada y la automática, que funcionan paralelamente. Mientras que no podemos realizar dos acciones controladas de manera simultánea, sí que podemos llevar a cabo una de cada: una controlada y otra automática. Esto es, justo, lo que sucede cuando conducimos.
Mas normal de lo que creemos
Según el estudio llevado a cabo por Audi, el 75 por ciento de los conductores ha conducido de manera subconsciente en alguna ocasión a pesar de que el propio 77 por ciento de ellos lo considera un riesgo para la seguridad vial. Y es que, como explica Maite Garolera, neuropsicóloga del Hospital de Terrasa, "el problema no está en conducir automáticamente, sino en no poder pasar de la conducción automática a la conducción controlada cuando es necesario".
Cuando se viaja en conducción subconsciente, movemos los ojos de otra manera. Cuando los conductores conducen en conducción subconsciente cambia su patrón de mirada" es lo que los técnicos llaman, "visión de radar". Básicamente se reducen los mecanismos de control (como mirar el cuentakilómetros) pero aumenta el área de visión y los movimientos de los ojos se producen de una manera menos organizada, "es como si llevases puesto el piloto automático, como si pensases en otras cosas".
Y después del duro día de trabajo, vuelves a tu casa, cenas, ves la tele, lees un rato y te acuestas. Tú no eres consciente de todos los detalles que tu cerebro ha obviado, pero ha sido precisamente eso lo que te ha permitido que el día se haya desarrollado como lo ha hecho. Conducción de vuelta a casa incluida.