lunes, 29 de diciembre de 2014

LOS PADRES PIDEN MAS EDUCACION VIAL

Escuela
El informe de Goodyear “La seguridad vial es lo primero: Mejorar la seguridad vial para conductores jóvenes”, dice:

  • El 83% de los progenitores españoles, a favor de que sus hijos reciban formación vial
  • Más del 70% cree además que las enseñanzas actuales resultan insuficientes.

El 72% de los padres españoles creen que en estos momentos las escuelas no ofrecen suficiente educación en materia de seguridad vial, un porcentaje que es superior al de padres europeos (62%). Casi la mitad de los profesores de autoescuela encuestados por Goodyear el año pasado (el 42%) también estaban de acuerdo en que la educación para la seguridad en carretera debería ser obligatoria en las escuelas y podría cobrar más importancia a medida que los niños crezcan.

En la UE, el 84% de los padres considera que los principios de la seguridad vial deben enseñarse en el colegio desde que los niños son pequeños.

La investigación realizada por Goodyear se recoge en la nueva edición de su informe “La seguridad vial es lo primero: Mejorar la seguridad vial para conductores jóvenes”. Esta nueva edición se basa en la amplia encuesta realizada por Goodyear a 6.805 padres de conductores noveles (entre 16 y 25 años) de 19 países, comunitarios y extracomunitarios. La encuesta tiene como objetivo entender mejor la opinión de los padres respecto la seguridad vial, tanto a la hora de dar ejemplo al volante, como de ayudar a sus hijos cuando aprenden a conducir.

De acuerdo con los resultados obtenidos por Goodyear, a los padres de conductores noveles les gustaría poner a punto sus habilidades al volante para dar una mejor imagen a sus hijos y un 46% sería favorable a un curso de conducción obligatorio. También querrían involucrarse más en la parte de la formación de sus hijos que está en manos de profesionales: al 53% de los padres les gustaría que los profesores de autoescuela de sus hijos les mantuviesen regularmente informados y el 40% estaría interesado en asistir a una clase para comprobar de primera mano cómo progresa su hijo.