jueves, 15 de enero de 2015

"TACONES LEGANOS"

TaconesNo hay duda de que más de una chica siente que sus tacones forman parte de su forma de ser. Eso está muy bien, siempre y cuando sepamos distinguir el momento en que nos ponemos al volante. Con tacones, el punto de apoyo del pie cambia radicalmente y se hace inestable, por lo que la precisión necesaria para accionar los pedales desaparece.
Muchas veces no somos conscientes de los peligros de conducir con tacones. Si resultan incómodos para andar, ¿cómo no lo van a ser para coger un coche? Este calzado resta agilidad al volante y supone correr un riesgo innecesario. 
Con ellos, no podrás pisar a fondo el freno ni el embrague y puede que la parte del tacón se te enganche en las alfombrillas. Además, llevarás una postura forzada y podrías sufrir calambres musculares mientras vas circulando. 
Como ves, son muchos los peligros de conducir con tacones. Para solucionarlo, basta con llevar un par de deportivas de repuesto en el coche y cambiarte antes de ponerte a conducir. Nadie te verá los pies mientras circulas y ganarás seguridad.
Se esta trabajando en un prototipo que permite guardar los tacones bajo la suela y así convertir el zapato en uno apto para conducir.