jueves, 26 de febrero de 2015

EMPRESAS Y SEGURIDAD VIAL

Las empresas pueden aplicar distintas acciones para la prevención de los accidentes de tráfico laborales. La implementación de unas u otras acciones dependerá de los objetivos que se pretendan conseguir, recursos disponibles o grado de implicación.

Medidas básicas que suponen un primer paso:
  • Una aproximación a la seguridad vial como riesgo laboral. A partir de estas acciones en más factible ir desarrollando otras que permitan ir avanzando en la implantación de una cultura preventiva de seguridad vial en la empresa.
  • Cursos de formación para trabajadores: cursos presenciales, cursos on-line, charlas informativas.
  • Entrega de dossiers de seguridad o manuales.
  • Información básica sobre desplazamientos en periodos vacacionales, o aspectos de mantenimiento del vehículo.
  • Acciones más específicas y de mayor duración:
  • Formación teórico-práctica.
  • Plataformas e-learning.
  • Cursos conducción segura y eficiente.
  • Simuladores de conducción.
Generar nuevas actitudes y hábitos de comportamiento:
  • A través de la concienciación y sensibilización, tratando la seguridad vial como una cuestión transversal, que no sólo afecta al trabajo, sino a otras facetas de nuestra vida, como la familia, ocio, etc. En este tipo de acciones también se involucra al entorno más cercano del empleado.
  • Campañas de concienciación para empleados en general y específicas para conductores profesionales.
  • Campañas informativas y de sensibilización para hijos de empleados y familiares (Ej. Día de la Seguridad Vial en la empresa).
Tratamiento de problemas específicos
  • Que suponen un paso más en el fomento de la cultura de la seguridad vial en la empresa, proponiendo soluciones prácticas para atajar problemas específicos que presentan su realidad empresarial:
  • Desarrollo de planes de movilidad que permitan facilitar el acceso de los empleados a sus centros de trabajo (rutas de autobuses, mantenimiento vías de acceso, desarrollo de acciones para promover el uso compartido de vehículo, etc.)
  • Señalar los puntos de alta accidentalidad y de mayor riesgo en las rutas de distribución.
El objetivo a través de estas acciones, es generar una cultura de seguridad vial en la empresa integrada.

martes, 24 de febrero de 2015

¿QUÉ TIPO DE DISTRACCIONES EXISTEN?

Distracciones
Algo tan habitual como cambiar de emisora de radio, de canción o simplemente subir/bajar el volumen de la música…Son prácticas que usamos habitualmente y que hemos integrado en la conducción como algo normal, sin embargo estos comportamientos e­trañan un riego que no es necesario correr. Si no vamos solos en el coche, nuestro acompañante es el que debe dedicarse a estas cuestiones, tan solo hemos de pedirle cual es la emisora que nos gustaría escuchar.
El GPS es otro de los elementos que pueden causarnos distracciones. Su manipulación debe realizarse siempre antes de comenzar el viaje y siempre con el vehículo parado. Los sistemas de navegación son muy útiles para no perdernos, conocer de antemano la ruta y evitar ciertas sorpresas. Debemos utilizarlos con voz, para no mirarlos. 
Otro dispositivo tecnológico que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente es el teléfono móvilEs obligatorio el uso de un sistema de manos libres para establecer comunicaciones telefónicas, aún utilizando este, la capacidad de concentración ante el volante se pierde en gran medida. Estudios apuntan que, tras hablar más de tres minutos por el manos libres los conductores no perciben el 40% de las señales, la velocidad suele bajar y el tiempo de reacción es mayor.
Cuando vamos en el vehículo con compañía es normal que vayamos hablando, no debemos desviar la vista de la carretera, la atención debe estar en la conducción y no en la conversación. Hay que mantener un buen ambiente en el interior del vehículo, lejos de ruidos estridentes o de las conversaciones que nos exalten. No debemos discutir cuando conducimos porque nuestra atención se dividirá. A veces los niños pueden ser un factor de distracción muy grande, desde que son muy pequeños debemos enseñarles que en el coche hay que ir calmado, no se puede molestar al conductor y mucho menos se debe jugar en el interior del vehículo ni fomentar situaciones que distraigan al conductor.
Comer o beber dentro del vehículo son dos tareas que dificultan conducir con seguridad. La dos manos deben ir en el volante, si bebemos o comemos, una de ellas irá ocupada lo que supone un riesgo y puede ser considerada conducción negligente.
Lo mismo sucede con el tabaco, sujetar un cigarrillo en la mano es una práctica de riesgo que supone muchas pequeñas distracciones. No es solo sujetar el cigarro, sino encenderlo, apagarlo o procurar que no se desprenda la ceniza de él, pues en ese caso, nuestra atención se fijará en donde a caído la ceniza e intentamos quitárnosla para no quemarnos. 
A veces las personas utilizamos los atascos para realizar actividades varias, maquillarse, por ejemplo, o retocarse. No maquillarse en casa supone dormir un poco más, es cierto, pero levantarnos 15 minutos antes nos permite evitar accidentes y conducir con más seguridad. Es una conducta que altera la concentración en el manejo del vehículo, al estar pendiente de mí, no estoy pendiente de la carretera pudiendo provocar un accidente. 
La búsqueda de objetos en la guantera es otra de las cosas que solemos hacer en los atascos, nos aburrimos, no nos gusta la música y decidimos buscar ese CD que tanto nos gusta en la guantera, que casualmente siempre es el que esta más alejado de mis manos. Nos distraemos por décimas de segundo pero son suficientes para provocar un accidente 
También es importante intentar conducir sin fijarnos en los demás, por ejemplo es una práctica muy común cuando hay un accidente mirar a ver que es lo que ha pasado. Interrumpimos el ritmo normal de la circulación y podemos incluso provocar un nuevo accidente.

jueves, 19 de febrero de 2015

LA DISTANCIA DE DETENCIÓN O DE SEGURIDAD

Distancia
El primer efecto de la velocidad y de las distracciones sobre la conducción es el aumento de la distancia de detención. Ya hablamos de ello en la entrada LA DISTANCIA DE SEGURIDAD Y "LA REGLA DEL CUADRADO"*
Cuanto más rápidamente circules o permitas un despiste por pequeño que sea, más espacio recorrerás antes de que tu vehículo se detenga por completo o antes de que disminuyas la velocidad lo suficiente como para evitar el accidente.
La distancia de detención es igual a la suma de la distancia de reacción (espacio que recorres antes de pisar el freno) más la distancia de frenado (espacio que recorres durante la frenada). Si a que circulamos deprisa le sumamos que vamos distraídos la distancia de reacción será bastante más grande.
En esta distancia de detención, además de la velocidad, influyen de manera importante:
  • El estado de la vía (lluvia, firme en mal estado, etc.).
  • El estado del vehículo (frenos, neumáticos, amortiguación, etc.)
  • El estado del conductor (fatiga, sueño, alcoholemia, y aquellas cosas, circunstancias que hacen que nos despistemos)
La distancia de reacción
Desde que percibes el peligro (por ejemplo, un niño invadiendo la vía por sorpresa) hasta que pisas el pedal de freno pasa un cierto tiempo que llamamos tiempo de reacción. La distancia que recorres durante este tiempo se llama distancia de reacción.
Tu tiempo de reacción depende de tus reflejos, tu estado de ánimo, tu nivel de alerta (pintándonos, comiendo, fumando…. no tenemos un nivel de alerta muy elevado), si estás o no bajo los efectos del alcohol, e incluso la temperatura interior de tu coche, entre otros muchos factores.
Podemos considerar normal un tiempo de reacción de 0,75 segundos, durante los cuales recorrerás más o menos metros dependiendo de la velocidad a la que circules.
La distancia de frenado
La distancia de frenado es aquella que recorre el vehículo desde que pisas el pedal del freno hasta que se detiene el vehículo.
Está determinada principalmente por la velocidad a la que circulas, pero también se ve afectada por:
  • La masa del vehículo, la carga que lleves y su colocación.
  • El estado de los frenos y los neumáticos.
  • La existencia y funcionamiento de los dispositivos electrónicos de asistencia a la frenada.
  • Las condiciones del asfalto (húmedo, seco, con firme liso o rugoso) y las condiciones atmosféricas (nieve o hielo).
Si al exceso de velocidad le sumamos el que podamos tener una pequeña distracción la consecuencia es más grave.
Si marcamos un número en el móvil, a una velocidad aproximada de 100Km./h la distancia que recorreríamos sería de 140 metros. Más o menos la mitad en una vía urbana. Cuando en unas condiciones normales si calculamos con la formula seria aproximadamente de 28 metros
Es importante mantener la distancia de seguridad de modo que podamos detener nuestro vehículo ante cualquier obstáculo que se presente de repente.

martes, 17 de febrero de 2015

!!!ATENCIÓN¡¡¡

Atención
Según la Real Academia de la Lengua Española una distracción se define como: “cosa que atrae la atención apartándola de aquello a que está aplicada”. Esta definición y como ejemplo aplicándolo a la conducción sería cuando yo voy conduciendo mi vehículo y fijo mi vista en contemplar el paisaje y no en aquellos elementos que hacen mi conducción segura.

Existen miles de factores que pueden influir en nuestra distracción tanto dentro como fuera del vehículo.
Los conductores no asociamos el riego que supone una distracción tan bien como el riesgo que suponen las drogas, el alcohol u otros factores. Pero las distracciones al volante son la causa de más del 30% de los accidentes.
La explicación puede ser bien sencilla, los automovilistas se sienten más relajados a medida que van adquiriendo experiencia y tienden a dedicar el tiempo que pasan en el coche a otras actividades. Además el ritmo de vida actual a veces nos obliga correr riesgos innecesarios en los vehículos, como comer, leer…
La tarea de conducir implica que el conductor organice y coordine toda la información, los estímulos que le llegan. Exige por tanto de él, mantener un nivel adecuado de atención selectiva, mantenida y dividida.
  • La atención selectiva es aquella en la que el conductor, de todos los estímulos que percibe, selecciona aquellos que le aportan la información necesaria para ejecutar su tarea, desechando aquellos que no le son necesarios. Cuanto mayor sea nuestra experiencia al volante más fácil nos resultara discriminar aquella información que no nos es necesaria.
  • La atención mantenida es aquella que se prolonga en el tiempo durante la conducción, se mantiene y da respuestas a las diferentes situaciones que se presentan durante nuestro recorrido. Como la atención selectiva, la mantenida también se ve afectada por factores externos y por factores propios del conductor que dificultan su concentración.
  • La atención dividida, durante la conducción es necesario en muchas ocasiones dividir la atención en varias fuentes de información. Esto resultaría más sencillo si la información se percibiera por dos vías diferentes, por ejemplo la auditiva y la visual. O cuando la tarea no requiere mucho esfuerzo por parte del conductor, lo que le posibilita atender a una nueva tarea.

jueves, 12 de febrero de 2015

ASIENTOS ¿CUAL ES EL MAS SEGURO?

Enumeramos las características de cada asiento en función del riesgo:
1. Asiento delantero (el del acompañante)
Ventajas
  • Fácil alcance desde el conductor
  • Contacto visual en dispositivos de espaldas a la marcha
  • Acceso seguro desde la acera
Inconvenientes
  • Hay que desactivar el airbag
  • Elevado riesgo estadístico
2. Asiento trasero izquierdo (tras el conductor)
Ventajas
Inconvenientes
  • Cercano a la puerta en caso de impacto lateral
  • Baja visibilidad desde el asiento del conductor
3. Asiento trasero central
Ventajas
  • Mayor distancia a la puerta en caso de impacto lateral
  • Menor fuerza centrífuga en caso de vueltas de campana
  • Buena visibilidad desde el asiento del conductor
  • Menor probabilidad estadística de sufrir daños
Inconvenientes
  • No suele venir equipado con Isofix
  • El cinturón puede ser ventral de solo dos puntos de anclaje
  • El asiento puede no incluir reposacabezas
4. Asiento trasero derecho
Ventajas
  • Buena visibilidad desde el asiento del conductor
  • Acceso seguro desde la acera
Inconvenientes
  • Cercano a la puerta en caso de impacto lateral
Hay que recordar que el sistema de retención influye más en la seguridad que el asiento donde nos sentemos. Escojamos una buena silla de seguridad, que esté indicada para el peso, edad y dimensiones del ocupante, y utilicemos Isofix. Será la mejor garantía de reducción de riesgos.

jueves, 5 de febrero de 2015

AIRBAG CUESTIÓN DE DISTANCIA Y VELOCIDAD

Airbag
El airbag del asiento del acompañante es un dispositivo de retención que interpone una bolsa de aire entre el salpicadero y la cabeza del ocupante para protegerla ante un impacto frontal superior a los 20 Km/h.
La bolsa se hincha a velocidades de 200 Km/h para llegar a tiempo (en menos de 0,03 segundos) de recoger la cabeza antes de que se desplace fuera de los límites de seguridad.
Es por ello fundamental que la cabeza no contacte con la bolsa antes de que haya terminado de hincharse.
Si en lugar de un adulto viaja un niño con una estatura inferior a 150 cm en una sillita de seguridad, que lo acerca más al salpicadero, la bolsa de aire golpeará el cuerpo del ocupante a una velocidad de vértigo, lo que puede producirle serios daños.
Si además estamos hablando de una silla auto de espaldas a la marcha, que sitúa la cabeza de un ocupante de corta edad a menos de 30 cm del salpicadero, podemos imaginarnos como podría afectarle la explosión de la bolsa.
Consejos:
  • Bajo ningún concepto instale un niño de espaldas a la marcha con un airbag activado.
  • Si no puede desactivar el airbag, evite sentar un menor que no alcance los 150 cm en el asiento delantero.
  • Si por razones de espacio tiene que hacerlo, nuestro consejo es que ese asiento lo ocupe el mayor de ellos, y que regule la posición del asiento lo más atrás posible.