jueves, 12 de marzo de 2015

MEDICAMENTOS Y SEGURIDAD VIAL.

Las causas de los accidentes son diversas; en España, en torno a un 5% de los accidentes de tráfico, están relacionados con los medicamentos y, en la mayoría de los casos, el paciente desconoce el efecto del medicamento en la capacidad de conducción
El prospecto de los medicamentos advierte, de manera reglamentaria, los efectos adversos sobre la utilización de maquinaria y manejo de vehículos que pueden aparecer con el consumo de determinados medicamentos.
La advertencia, a menudo no es efectiva, ya que la lectura del prospecto del medicamento no siempre es adecuada. Bien por descuido (no se lee), o por razones varias como: lenguaje difícil de comprender, letra demasiado pequeña, etc.
Los medicamentos pueden perjudicar a la conducción de muy diversas formas:
  • Somnolencia: el 20% de los accidentes de circulación ocurren porque las personas se duermen al volante.
  • Reducción de los reflejos.
  • Alteración de la percepción de las distancias.
  • Alteraciones oftalmológicas (visión borrosa) o de la audición.
  • Estados de confusión y aturdimiento.
  • Alteraciones musculares de carácter agudo (espasmos, calambres, etc).
Como recomendaciones hacemos las siguientes:
  • Leer el prospecto y consultar al farmacéutico para conocer su grado de influencia al volante.
  • Evitar conducir al inicio de un tratamiento que potencialmente pueda disminuir reflejos o capacidad visual.
  • En cualquier caso, NO SE DEBE CONSUMIR ALCOHOL si se va a coger el coche. Más peligroso aún si se están tomando medicamentos.
  • Cada caso debe ser valorado individualmente. 
  • Un mismo medicamento podría no afectar a una persona y sí hacerlo de forma significativa a otra. 
  • ¡Ojo en el caso de los ancianos!
En el siguiente enlace se puede ver la lista de los principios activos de los medicamentos que afectan a la conducción.