martes, 14 de abril de 2015

BICIS: CÓMO ADELANTARLAS BIEN*


La nueva Ley de Seguridad Vial prohíbe adelantar si vienen ciclistas de frente, incluso por el arcén.
Un ciclista rueda por una carretera secundaria, reglamentariamente orillado a la derecha, sobre la calzada pues no hay arcenes en la vía. Por detrás, un coche se acerca. La diferencia de velocidad hace a su conductor tocar el freno y situarse detrás, a distancia. “Es la primera medida a adoptar cuando encontramos a un ciclista: adecuar la velocidad, ya que siempre seremos más rápidos que él”.
Mala visibilidad.
En carretera, la mayor velocidad de circulación, la anchura y el estado del firme, sin olvidar la climatología, pueden complicar un simple adelantamiento a un ciclista: las características propias de la vía marcan la siniestralidad. En el año 2013 hubo 1.565 accidentes con víctimas con bicicletas implicadas en vías interurbanas, el 27% del total. Sin embargo en ellos fallecieron 45 ciclistas, el 65% de todos los ciclistas muertos en 2013. Los tramos estrechos, con visibilidad limitada por la vegetación, por edificios cercanos a la vía o por una curva cerrada son lugares donde intentar un adelantamiento puede comprometer la seguridad de todos los implicados, además del riesgo de una colisión frontal.
Bici de frente.
¿Y si quiere pasar a un ciclista y de frente se aproxima otro? Pues, si no es posible mantener la separación lateral mínima -1,5 metros-, no adelante. El Reglamento General de Circulación (RGC) así lo establece (articulo 85): “queda prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario”. Y no solo cuando estos ocupan la calzada, sino también el arcén, como subraya la nueva Ley de Seguridad Vial. Y de hecho, los propios ciclistas denuncian la separación lateral insuficiente como la infracción más peligrosa para ellos en carretera. “El mayor riesgo que sufrimos los ciclistas en un adelantamiento es sin duda cuando no se respeta la distancia mínima de seguridad de un metro y medio, máxime si no se reduce la velocidad, produciéndose el ‘efecto sumidero’, que puede hacer perder el control de la bicicleta, especialmente con vehículos pesados”.
Y lo cierto es que aún muchos conductores de vehículos de motor desconocen que la norma lo ‘pone fácil’ con tal de evitar riesgos. Póngase a prueba: en una carretera con marca vial continua y las condiciones adecuadas, ¿es correcto ‘pisar’ la línea e invadir el carril contrario para adelantar a un ciclista? Sí, la maniobra es del todo legal y así lo recoge el RGC para facilitar la separación lateral mínima de un metro y medio, aproximadamente la anchura de un turismo pequeño.
¿Qué debe hacer el ciclista?
En carretera, para el ciclista es obligatorio circular lo más a la derecha posible: por el arcén si existe, es “transitable y suficiente”, o si no “por la parte imprescindible de la calzada”, como establece en RGC (art. 38). Poco más puede hacer cuando va a ser adelantado: evitar las posibles oscilaciones si se presentan baches o piedrecitas en la vía. “En esta maniobra, casi todo depende del automovilista”.
* Fuente DGT, articulo completo aquí.