jueves, 23 de abril de 2015

LA EDUCACIÓN VIAL A TRAVÉS DE LA LITERATURA.

La Educación Vial a través de la Literatura
Hoy (día del libro) presentamos un libro donde se recogen una selección de textos para permitir al profesorado relacionar el área de Lengua Castellana y Literatura con los contenidos de Educación Vial, complementado con actividades individuales y de grupo. 
La novedad del trabajo radica en haber ampliado aún más los límites de las áreas que tradicionalmente vienen vinculándose a la Educación Vial: las materias técnicas y las Ciencias de la Naturaleza, las Ciencias Sociales o la Educación Física. En este caso el lenguaje, o mejor dicho, los lenguajes, constituyen el eje que, a través de una metodología esencialmente activa, pretenden formar a la gente joven en la capacidad crítica que le proporcione los elementos para comprender la realidad y para enfrentarse a ella con un sentido responsable, solidario y cívico.
Se pretende, en síntesis, que el alumnado conozca su entorno, sepa desenvolverse en él con autonomía, conozca la existencia de reglas y, por encima de cualquier otro objetivo, aprecie la importancia de los valores y normas que engrandecen la convivencia humana.
El objetivo de esta publicación es ofrecer al profesorado y al alumnado materiales motivadores para el aula. Entre las distintas posibilidades que se nos ofrecían, se ha optado por realizar una selección de textos que permitan al profesorado relacionar un área fundamental del Currículo como Lengua Castellana y Literatura, con los contenidos de Educación Vial. Los textos pretenden sobre todo captar la atención del alumnado; por este motivo, se ha procurado que sean atractivos y que se refieran a aspectos próximos al interés de la juventud. Ese objetivo también es el de los textos de apoyo, variados, llamativos y muy actuales, que relacionan los contenidos con realidades inmediatas.
Se espera asimismo que los textos propicien la reflexión sobre aspectos relativos a la Educación Moral y Cívica, fundamento último de la educación y de la vida. Porque compartimentar estos contenidos equivaldría a desquiciar la tarea educativa, se ha intentado que cada texto y sus actividades se perciban como una unidad de trabajo y reflexión.
En general, los veinte textos son breves, aunque algunos se han tenido que presentar con una mayor extensión para que no perdieran el sentido con que el autor los escribió. Esto permite una lectura conjunta y detallada en clase o una lectura individual, previa a su puesta en común.
Cada texto se complementa con actividades que incluyen orientaciones al profesorado y al alumnado. Por su parte, las actividades, individuales y de grupo, tienen como finalidad favorecer el debate y el intercambio de opiniones. Suponen estos planteamientos actitudes de respeto y diálogo, necesarias en la vida cotidiana y, especialmente, en la Educación Vial.