martes, 25 de octubre de 2016

EL DOORING


La seguridad es el factor más importante en la conducción. Desde el mismo momento en que nos subimos al vehículo, hasta que nos bajamos, esta debe ser nuestra prioridad.
Si hablamos de ciclistas y/o motociclistas esta precaución debe ser doble, ya que son la parte más débil en caso de accidente. Los conductores debemos tener especial cuidado con ellos, sobretodo a la hora de abrir la puerta una vez hemos aparcado para evitar dañar a alguien que pase en ese momento.
Este accidente es tan frecuente que incluso hay un termino para nombrarlo, “dooring“. Ante una situación así, el ciclista poco puede hacer para evitar el impacto. Este incidente es muy peligroso y puede resultar incluso mortal para el que lo sufre.
La única manera de evitar que esto suceda es que la persona que abre la puerta del coche mire siempre antes de hacerlo. Por desgracia a la hora de aparcar, nos relajamos y se nos olvida hacerlo.
La mejor manera de que no se nos olvide mirar es abrir la puerta “a la holandesa”. Esta técnica consiste, básicamente, en abrir con la mano que se encuentra más alejada de la puerta.
Utilizando esta técnica, obligaremos a nuestro cuerpo a girarse y nuestra vista mirará en la dirección correcta. Da igual en qué asiento estemos sentados. Tan solo debemos abrir siempre con la mano que tenemos más lejos de la puerta. Una vez que nos acostumbremos a esto evitaremos causar un accidente a los ciclistas o motociclistas que, en ese momento, pasen cerca de nuestro vehículo. Esta técnica también puede evitar que otro coche nos arrolle al salir de nuestro vehículo.